Cómo se inspiraba Tennessee Williams

Algo que me gusta hacer cuando imparto talleres de creación literaria es citar a los grandes autores de la historia de la literatura. Los que más saben sobre el arte de escribir son ellos. Puedo pasarme horas y horas hablando del proceso de la creación, de técnicas y trucos de escritura, analizando cuentos para ver qué mecanismos ha usado su autor… Pero al final, estoy convencida de que a los que asisten a talleres literarios les impresiona mucho más lo que dicen los grandes autores (y tienen toda la razón). Hoy inauguro categoría en el blog para dejar hablar a los maestros por sí mismos, y lo hago con unas declaraciones de Tennessee Williams donde nos explica dónde halló él la inspiración para una de sus novelas más famosas.

Tennessee Williams

La inspiración es algo complejo. Si, como yo, eres una persona perfeccionista y muy autocrítica, todas las ideas te parecerán poco interesantes y el salto a comenzar a escribir te resultará de lo más complejo. Ya te di hace tiempo algunas ideas para encontrar inspiración, aunque puede que te parezca que están bien para hacer ejercicios de escritura, pero que una gran novela no puede surgir de algo tan simple. Sin embargo, las mejores ideas no suelen ser argumentos retorcidos creados de la nada en la mente del autor, sino que a menudo surgen de las imágenes más sencillas. Si no lo crees, lee de dónde sacó Tennessee Williams su idea para Un tranvía llamado deseo:

El proceso por el que se me presenta la idea para una obra ha sido algo que nunca he podido concretar. Una obra parece simplemente materializarse, se va definiendo más y más, como una aparición. Al principio es muy imprecisa, como en el caso de Un tranvía llamado deseo, que fue posterior a El zoo de cristal. Tenía simplemente  la idea de una mujer en los últimos años de su juventud. Estaba sentada sola en una silla junto a una ventana con la luz de la luna derramándose en una cara desolada, y el hombre con quien iba a casarse le había dado plantón. Creo que estaba pensando en mi hermana porque estaba locamente enamorada de un joven en la Internacional Shoe Company que le hacía la corte. Era muy guapo, y ella estaba profundamente enamorada de él. Cuando sonaba el teléfono casi se desmayaba. Creía que la llamaba para quedar con ella, ¿sabe? Se veían casi todas las noches y después, simplemente dejó de llamar. Fue entonces cuando Rose empezó a sufrir desequilibrios mentales. De esta visión surgió Un tranvía llamado deseo. En aquel entonces llamé la obra La silla de Blanche a la luz de la luna, que era un mal título. Pero fue a partir de aquella imagen, sabe, de una mujer sentada junto a una ventana, como surgió.

Tennessee Williams

¿Qué te parece? ¿Conocías la anécdota?

2 pensamientos en “Cómo se inspiraba Tennessee Williams

  1. Severino Pacheco Miralles

    ¡La verdad Mer! Eres humilde trabajadora, y a la vez tenaz. Procuraré seguirte siempre en tus bueno consejos. Tú, eres la inspiración personificada.

    Responder

Deja un comentario