Archivo de la etiqueta: ideas para escribir

Cómo se inspiraba Tennessee Williams

Algo que me gusta hacer cuando imparto talleres de creación literaria es citar a los grandes autores de la historia de la literatura. Los que más saben sobre el arte de escribir son ellos. Puedo pasarme horas y horas hablando del proceso de la creación, de técnicas y trucos de escritura, analizando cuentos para ver qué mecanismos ha usado su autor… Pero al final, estoy convencida de que a los que asisten a talleres literarios les impresiona mucho más lo que dicen los grandes autores (y tienen toda la razón). Hoy inauguro categoría en el blog para dejar hablar a los maestros por sí mismos, y lo hago con unas declaraciones de Tennessee Williams donde nos explica dónde halló él la inspiración para una de sus novelas más famosas.

Tennessee Williams

Sigue leyendo

5 ideas para encontrar inspiración

Normalmente tenemos una idea muy romántica de la vida del escritor, pero escribir no es en absoluto una tarea fácil. No solo es que hay muchísimo trabajo que hacer después de haber terminado de escribir un libro: a veces somos incapaces de terminar una historia porque nos sobreviene el famoso bloqueo del escritor. Ya te di en una entrada anterior algunas soluciones para superar el síndrome de la página en blanco cuando estás escribiendo. Pero ¿qué pasa si el problema está en que no sabes sobre qué escribir? Aquí tienes cinco ideas para encontrar inspiración.

5 ideas para encontrar inspiración

1. El detalle en una fotografía

La imaginación funciona muy bien con elementos visuales. Por eso tengo una enorme colección de fotografías, he descubierto que me inspiran. Una manera estupenda de encontrar la semilla para una buena historia es mirar fotografías en busca de un detalle que normalmente pase desapercibido. Tal vez descubras entre las fotos de tu último viaje a una chica de aspecto triste que pasaba por ahí cuando tú te estabas retratando junto a un documento. ¿Qué le pasaba? ¿A dónde iba? O tal vez te llame la atención un objeto en segundo plano, ¿cuál es la historia que contiene?

Cuando hacemos fotos, a veces capturamos una buena historia sin darnos cuenta. Click Para Twittear

2. Mezcla dos elementos dispares

A veces la idea para un gran relato está en conectar dos elementos que contrasten. ¿Qué pasa si se quedan encerrados en el ascensor una anciana fumadora y un joven repartidor de pizzas? ¿Cómo podría aparecer una cabra en un vagón de la línea 1 del metro? ¿Y si encontrases un collar de perlas en la mochila del colegio de tu hijo?

3. Habla con tu abuela

Nunca valoraremos lo suficiente a nuestros mayores. Tampoco como escritores. Mi abuela me ha contado historias fabulosas, tanto que en el cuaderno donde anoto las ideas para futuros relatos hay más de diez sucesos o personajes que proceden de las narraciones de mi abuela.

Si notas que te faltan ideas, haz una visita a esa persona anciana de tu familia, da igual el parentesco. Llévale algún detalle e invítale a merendar, y pregúntale sobre su infancia: compañeros de colegio, travesuras de niño, parientes pintorescos, eventos familiares importantes, sus recuerdos sobre algún hecho histórico… Te sorprenderá la cantidad de ideas que podrás recopilar si sabes escuchar con atención.

4. Usa el transporte público

No entiendo a la gente que va en coche a todas partes. No solo hay que enfrentarse al problema del aparcamiento, ¡es que el transporte público es mucho más interesante! Mientras conduces, no puedes hacer otra cosa que concentrarte en la carretera, salvo tal vez escuchar algo de música. En el autobús o en el tren, sin embargo, puedes llevar un libro para leer, hacer la lista de la compra, actualizar tu estado en las redes sociales… o mi favorito: cazar historias.

Para cazar una historia en el autobús, solo hace falta saber mirar alrededor. Observa a las personas que hay a tu alrededor, la ropa que llevan, su peinado, los objetos que cargan, incluso presta atención a sus conversaciones. Elige a la persona que te parezca más interesante y a partir de ahí, imagina. ¿A qué se dedica? ¿Cómo fue su primer fracaso amoroso? ¿Cuál es su secreto más vergonzoso? ¿Cuántos hermanos tiene? ¿Cuántos idiomas habla? Con este sistema, puedes encontrar ideas sorprendentes.

Veinte minutos en autobús pueden ser el germen de una fantástica historia de ficción. Click Para Twittear

5. Lee un buen libro

A veces, cuando me falta inspiración, simplemente me pongo a leer. Es un sistema que nunca me falla.

Recuerdo que descubrí por primera vez la pasión por la escritura a los nueve años, cuando leí La historia interminable, de Michael Ende. En esa genial novela, el joven Atreyu se embarca en un peligroso viaje por la tierra de Fantasía y se va cruzando con personajes de lo más variopinto. Todos los capítulos terminan igual: cuando Atreyu se despide de un personaje para proseguir su camino, el narrador hace un resumen de las posteriores aventuras de este, para concluir con la frase «Pero esa es otra historia y será contada en otra ocasión». Pues bien, al terminar aquella lectura me propuse escribir yo todas las historias no contadas de La historia interminable.

Lo que te acabo de contar es solo un ejemplo. En cualquier buen libro puede estar escondida una buena idea para escribir un relato. Fíjate en un personaje secundario, en un lugar interesante, en una anécdota y comienza a tirar del hilo. Por tu imaginación a trabajar y pronto darás con la clave para comenzar a escribir.

Y ahora ponte a escribir

Si has seguido estos consejos, probablemente ya tengas algunas ideas para escribir una historia. Antes de terminar, te haré una última recomendación: no esperes a tener la idea perfecta para escribir. Tal vez hoy no te hayas inspirado para comenzar una novela. No importa: escribe un pequeño relato, o simplemente entrénate elaborando la descripción de un personaje o intentando recrear un diálogo. Escribir es cuestión de práctica. Por eso, lo mejor es que, como predicaba Picasso, que «cuando llegue la inspiración, que te pille trabajando».