Archivo de la etiqueta: editorial

¿Publicar o autopublicar? Ventajas y desventajas

Cuando ya has terminado tu novela, e incluso has realizado la primera gran revisión por tu cuenta y tienes un texto definitivo, ¿cuál es el siguiente paso? A simple vista, hay dos opciones muy evidentes. La más tradicional es intentar encontrar una editorial que se anime a publicar tu libro; por otra parte, cada vez está más de moda autopublicar en las distintas plataformas que han surgido últimamente (de forma casi viral). ¿Cuál debes elegir? La respuesta depende de tus aspiraciones y de tu estrategia. Para ayudarte a tomar la decisión, hoy te presento algunas ventajas y desventajas de cada sistema.

¿Publicar o autopublicar?

La tarea de publicar los libros, dándoles formato y poniéndolos a la disposición de un público, ha sido realizada tradicionalmente con los editores, que conocen el oficio y el producto, que tienen contactos en el mercado y aplican estas habilidades en la supervisión de bastantes títulos al año. Sin embargo, en las últimas décadas han ido surgiendo progresivamente distintos modelos de publicación que permiten al autor de una obra sacar su texto a la luz sin que tenga que mediar la intervención de un editor.

De vez en cuando, algunos autores contactan conmigo y me preguntan cuál de los dos modelos les recomiendo. Suelen estar preocupados y algo perdidos, porque el mundo editorial parece muy difícil y no saben si sería mejor probar suerte con la autopublicación. Yo siempre les digo lo mismo: depende de la estrategia que quieras seguir.

Vivir de la escritura ha sido difícil desde que la literatura existe. Pero algunos lo consiguen. Click Para Twittear

Hay autores que obtienen la fama literaria tras publicar uno o varios títulos con alguna editorial; otros han publicado su propia obra pero han sabido moverla bien, hasta firmar un buen contrato. Sea como sea, el escritor profesional siempre acaba publicando con editoriales. La diferencia está en los inicios: unos comienzan por un camino y otros por otro. Es posible triunfar en ambos, si se sigue la estrategia correcta, por lo que la decisión depende de qué medio consideres más apropiado para ti.

A continuación voy a exponerte las principales ventajas y desventajas de cada opción, para ayudarte a decidir. Ten en cuenta que no estoy hablando de ningún formato específico (papel o ebook), sino del medio por el cual publicas tu obra.

Autopublicar por tu cuenta

Ventajas

  • Es fácil: basta con la voluntad de publicar. Si te has decidido, basta con elegir la plataforma o el medio por el que vas a hacerlo y seguir unos sencillos pasos.
  • Es rápido: depende del formato, pero sin duda autopublicar un libro es mucho más rápido que hacerlo en una editorial. El plazo varía entre unas horas y varias semanas, dependiendo de si quieres publicar un ebook o un libro en papel y del medio elegido para publicarlo.
  • Controlas cómo queda tu libro: cuando autopublicas, eres tú el que lo decide todo, desde el formato de letra hasta la imagen de la cubierta.
  • Puede ser el primer paso si juegas bien tus cartas: hay autores que comienzan autopublicando y, tras obtener un modesto o incluso un gran interés en el público, han logrado que una editorial se fije en ellos.

Desventajas

  • Todo el mundo puede autopublicar: si autopublicar es muy fácil, esto se traduce en que a diario se autopublican muchos malos libros, varios libros regulares y solo uno o dos buenos. Es muy difícil destacar entre la multitud.
  • La distribución y promoción corren por tu cuenta: este es el mayor obstáculo de la autopublicación. Nadie va a luchar por tu libro, colocarlo en los estantes de ninguna librería, hacer notas de prensa, publicar reseñas, crear una página web, organizar presentaciones o promocionarlo en las redes sociales. Todo ese trabajo te toca hacerlo a ti.
  • No eres un profesional, y puedes cometer errores: tanto en lo que afecta al formato (dimensiones de página, letra y márgenes, diseño de cubierta, tipo de papel) como a la distribución y la promoción. El mundo editorial es muy competitivo, y un pequeño error puede pagarse muy caro.
  • Muchas empresas ofrecen paquetes de autopublicación aparentemente profesionales, y el formateado no es correcto: cuando recibes tu libro en papel o abres el ebook, se nota a la legua que es un trabajo rápido.
  • Las editoriales que se interesan a menudo son de dudosa calidad: si autopublicar es muy fácil, también están surgiendo pequeñas editoriales que pretenden sacar partido de esto. Observan el mercado a la caza de autores autopublicados que hayan tenido un discreto éxito y les ofrecen publicar su segunda novela. Los escritores suelen quedar deslumbrados ante la perspectiva de que un sello editorial se preocupe por ellos, y no se dan cuenta de que la firma en cuestión es poco profesional y ha sacado siempre títulos de dudoso interés.
  • Tendrás que demostrar mucho si quieres publicar el segundo o tercer libro en una buena editorial: y eso se traduce en muchísimo trabajo por tu parte, tanto de diseño como de distribución y promoción.

Publicar en una editorial

Ventajas

  • Cuentas con la experiencia de profesionales en la producción de libros, por lo que no darás ningún paso en falso.
  • Es un aval de tu calidad: todas las editoriales, por pequeñas que sean, tienen un filtro de selección para las obras que publican. La reputación de la editorial que apueste por ti es también la tuya.
  • Las editoriales cuentan con un canal de distribución, y tú puedes sacar partido de las posibilidades que eso te ofrece.
  • Conocen y manejan herramientas de marketing y prensa, por lo que saben muy bien cómo lograr que tu obra alcance la máxima difusión posible.

Desventajas

  • Requiere mucho esfuerzo: conseguir que una editorial se interese por ti es complicado. Ya te he dado algunas ideas para lograrlo, y poco a poco seguiré dándote más claves.
  • Es lento: en la mayoría de los casos, tu obra suele tardar varios meses en salir publicada.
  • Dependiendo de la editorial, varía el grado de control del producto final: en algunas te permitirán opinar sobre algunas cuestiones como, por ejemplo, el diseño de la cubierta, pero la mayoría de las decisiones dependen de ellos.

El punto intermedio: la coedición

No quiero cerrar este artículo sin mencionarte que existe una opción intermedia, de la que te hablaré con detalle en un próximo artículo. La coedición es, esencialmente, una forma de publicación aprovechando los medios y conocimientos de una editorial, pero en que el autor colabora en la inversión económica que supone la publicación y distribución de la obra.

Conclusiones

En este artículo he tratado de mostrarte las principales ventajas y desventajas de cada sistema de publicación: el tradicional a través de editoriales y la autopublicación sin intermediarios. Espero que te haya ayudado a ver el panorama un poco más claro. En próximos artículos te hablaré en detalle de las opciones que tienes en algunos de estos sistemas.

Cómo enviar tu manuscrito a una editorial

Después de pasar mucho tiempo trabajando en tu novela, ya está terminada. De hecho, incluso has seguido mis consejos y la has dejado reposar, has pedido opiniones e incluso la ha corregido un profesional. El siguiente reto lo tienes claro: quieres conseguir que una editorial apueste por tu obra. Sabes muy bien que no es camino fácil, pero quieres intentarlo y no sabes cómo jugar bien tus cartas. Si quieres ganar puntos con un posible editor, te interesa este artículo.

Cómo enviar tu manuscrito a una editorial

Registra tu novela

No me cansaré de decirlo: registra tu novela. ¡Es lo primero que deberías hacer antes de empezar a difundirla! Se trata de una mera precaución, dado que la mayoría de los profesionales del libro somos respetuosos con la obra ajena, pero nunca se sabe. No voy a hablarte de los sonados escándalos en torno a denuncias por plagio, ni siquiera de los casos en que no hay denuncia porque el escritor siente que no va a servir de nada, ni de las veces que la novela de un principiante acaba publicada con el nombre y cuatro retoques de un escritor consagrado, con la promesa de apadrinar su carrera literaria. Incluso olvidando estas posibilidades, el hecho de que tu novela esté ya registrada favorece a tu imagen: da la impresión de que conoces tus derechos, de que te tomas en serio tu trabajo y de que, aunque no hayas publicado aún, no eres ningún novato.

Elabora una buena sinopsis

¿Te haces una idea de cuántos manuscritos recibe a diario un editor? Son demasiados. Si de verdad crees que el editor está sentado en su mesa esperando a que llegue tu manuscrito para leerlo de principio a fin, eres un ingenuo.

Hazle al editor las cosas fáciles y proporciónale una buena sinopsis de tu obra. ¡Ojo! Que una sinopsis es un texto muy breve pero muy difícil, deberías dedicarle bastantes horas de trabajo, a ser posible repartidas en varias jornadas.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que esta sinopsis se parece a la que puedes hallar en la contracubierta de un libro, pero no es exactamente igual. En aquella el destinatario es el lector potencial de un libro; en esta te diriges a un editor para que invierta en la publicación de tu obra.

Con la sinopsis debes convencer al editor de que tu libro es una buena inversión. Click Para Twittear

Próximamente publicaré un artículo con trucos para elaborar una buena sinopsis, pero te adelanto algunos consejos. No escribas más de 300 palabras, repartidas en dos o tres párrafos. En el primero o los dos primeros, debes presentar la trama de la obra: quién es el protagonista (y qué tiene de especial) y cuál es el principal conflicto al que tiene que enfrentarse en la obra. Utiliza palabras atractivas y presenta los hechos de forma sugerente, planteando incógnitas sobre el desarrollo de la trama. Se trata de crear curiosidad sobre el argumento. En el último párrafo, aclara a qué género o tipo de novela pertenece tu obra y qué la hace diferente a otras de su clase (por qué debe el editor elegir tu novela  no otra).

Investiga las editoriales

Me lo dicen muchos autores que deciden autopublicar: «Escribí a un montón de editoriales, pero es imposible publicar en España si no eres Pérez Reverte». Yo les hago ver que no han hecho bien su trabajo: no se trata de escribir a todas las editoriales, sino de escribir a las adecuadas y de la forma correcta. 

Repasa las editoriales de ese listado tan extenso que te has hecho. ¿Cuántas de ellas han publicado en los últimos tres años novelas del mismo género que la tuya? Es lógico pensar que si esa editorial no tiene una colección dedicada a la ciencia ficción, no van a crearla por ti. Descarta, por tanto, todas las que no publiquen libros como el tuyo.

Sigue analizando las que quedan. Algunas indicarán en su web que no admiten manuscritos no solicitados: descartadas. Llama por teléfono a las demás. En una breve llamada puedes averiguar datos muy interesantes:

  • Si en este momento admiten manuscritos.
  • Si les gusta recibirlos en algún formato en particular.
  • El nombre de la persona a cargo de ese departamento.

No te imaginas la buena impresión que causa una obra que llega en el formato correcto y dirigida a la persona adecuada.

Escribe una carta personalizada

Dirígete a la persona que te han indicado en una breve carta que invite a mirar el resto de documentos: preséntate y haz referencia a tu currículum, presenta tu obra, indica que crees que encaja en su catálogo editorial y señala la sinopsis y el texto que les envías. Y agradece el tiempo que te dedican antes de despedirte.

Adjunta tu currículum literario

¿Todavía no tienes el tuyo? En esta entrada te ayudo a crearte el mejor currículum literario.

Envía solo un capítulo

Salvo que te indiquen lo contrario al contactar con la editorial, yo te aconsejo que envíes únicamente el primer capítulo, señalando que estarás encantado de enviar el resto cuando quieran. Una novela es muy extensa y voluminosa en papel, o un archivo grande (o peor, un archivo por capítulo). Si ofreces un texto breve, es más probable que lo lean y, con suerte, les interesará.

Por supuesto, espero que no sea necesario convencerte de que es importantísimo que ese capítulo esté muy bien revisado, que invite a seguir leyendo y sea, a ser posible, de lo mejorcito de tu novela.

¿En papel o por email?

Aquí nos enfrentamos a la eterna duda. Por suerte, has llamado a las editoriales y sabes si tienen alguna preferencia al respecto. Si les da igual el formato, depende de ti.

Algunos argumentan que el papel invita más a leer que un archivo. En mi experiencia, no tiene por qué ser así: un envío de un escritor postulante suele ser voluminoso (ya lo hemos dicho: carta de presentación, currículum, sinopsis y primer capítulo), y lo normal es que esas cartas no se abran inmediatamente, sino que se acumulen en un rincón del despacho…

Mi preferencia personal (y es la mía, que conste) es que no veo con buenos ojos aquello que constituye un obstáculo físico, que desordena mi despacho. Por eso suelo decantarme por el correo electrónico (que, además, es más ecológico). Si tu carta es lo bastante buena, te aseguro que lo abrirán.

¿Y si no me responden?

No te extrañes: muchas editoriales tardan uno o dos meses en ponerse al día con los manuscritos que van llegando. Si al cabo de ese tiempo no te han respondido, haz una llamada breve y educada: preséntate de nuevo, indica la fecha en que les escribiste y pregunta si recibieron tu original y si han podido echarle un vistazo. Algunas veces te dirán que no han podido verlo, pero con tu llamada lo colocarán el primero en la pila. Otras te informarán de que lo han descartado: aprovecha para pedir con humildad que te expliquen los motivos y que te den algún consejo para mejorar.

¿Me publicarán la novela?

Ningún método garantiza que vayan a publicarte la novela, pero dirigiéndote a las editoriales por este sistema conseguirás que le presten una atención especial a tu obra. No te desanimes por las negativas: los escritores más premiados recibieron cientos de rechazos antes de publicar sus obras maestras. Aprovecha para aprender de tus errores y, sobre todo, no dejes de intentarlo.

Cómo elaborar el mejor currículum literario

El de escritor es un oficio, y como tal requiere de profesionalidad. Igual que en ninguna empresa te contratarían sin conocer tu formación y tu experiencia profesional, cuando te dirijas a agencias literarias o editoriales deberías hacerlo con tu currículum literario bajo el brazo. ¿Quieres saber cómo elaborarlo para sacarle el máximo partido? Pues continúa leyendo este artículo.

currículum literario

Un currículum literario es un documento que detalla todos los méritos de una persona en relación con la escritura. Resulta de mucha utilidad, especialmente si pretendes demostrar profesionalidad al dirigirte a un editor o un agente por primera vez.

¿Qué pasa entonces con los escritores noveles? Si intentas publicar tu primera novela, tal vez te asuste la idea de un currículum literario porque temes que esté demasiado vacío. ¡Tranquilo! Nadie dijo que convertirse en escritor fuera un camino fácil ni rápido, pero todo puede conseguirse.

Cómo ganar experiencia para mejorar tu currículum literario

Desde el momento en que te propones empezar a escribir, hay bastantes cosas que podrías hacer si quieres ir adquiriendo un perfil profesional como escritor. Aquí tienes algunas ideas. Ya he hablado de algunas de ellas en el blog, y otras serán el tema de futuros artículos:

Qué información debes incluir

Igual que tu currículum vítae para un trabajo está compuesto de distintas secciones, en tu currículum literario no deben faltar algunos datos:

  • Tus datos personales más relevantes: nombre y apellidos, fecha de nacimiento, lugar de residencia. Tienes que explicar brevemente quién eres.
  • Formación: hay carreras que están directamente relacionadas con la escritura (filología, periodismo, publicidad…). Otras profesiones tienen menos relación, pero está bien que se sepa a qué te dedicas y cuál es el campo en que eres experto. También añade aquí si has asistido a talleres de escritura.
  • Premios literarios: si te presentas a menudo a concursos, tendrás posibilidades de ganar alguno. Da igual si al principio son premios pequeños, uno organizado por el ayuntamiento de tu pueblo o por la asociación de amigos del rinoceronte. Un premio es un premio, y significa que un jurado ha considerado que tu texto era mejor que otros.
  • Publicaciones: aquí no cuenta únicamente que tengas tu propia novela impresa, sino también colaboraciones en revistas, reseñas literarias, el blog donde incluyes semanalmente un relato…
  • Otros datos de interés: tal vez en tu tiempo libre has hecho de cuentacuentos, o formas parte de un club de lectura, así como tus perfiles sociales. ¡Ojo! No facilites tu perfil personal en Facebook, sino la página que te has creado únicamente para tu faceta de escritor. Os prometo hablar de eso muy pronto.

Cómo redactar tu currículum literario

Un currículum literario no debería redactarse de la misma manera que uno laboral. Ten en cuenta que estás «vendiendo» tus habilidades como escritor. No hagas un mero listado de méritos con su fecha correspondiente. Redacta, dale sentido, pero sin irte por las ramas.

El currículum literario debería tener una apariencia limpia y elegante (una sola página, márgenes amplios, letra de agradable lectura). Debería limitarse a unos pocos párrafos, escuetos pero muy bien redactados, en que resumas toda la información que te he detallado en el apartado anterior de este artículo. Y, por supuesto, ¡mucho cuidado con las faltas de ortografía! Imagina la pésima imagen que puedes causar si envías un currículum con errores.

Cuando lo hayas revisado, puedes empezar a enviarlo junto a tu obra para intentar conseguir quién apueste por ella. Pronto te daré también algunos consejos sobre cómo aumentar tu probabilidad de éxito al dirigirte a agencias literarias y editoriales.