En qué consiste el trabajo de un corrector de textos

Me sucede muy a menudo: un autor contacta conmigo por primera vez y, después de ponerme en antecedentes sobre quién es y qué clase de libro ha escrito, añade algo así como «me han dicho que tal vez necesito un corrector y quería saber cuánto me costaría corregir mi obra». A veces la recomendación la ha hecho un amigo bienintencionado, otras ha sido el trabajador de una editorial. El pobre autor, con el ego algo maltrecho, acude a mí porque alguien le ha pasado el contacto pero sin saber muy bien a qué se dedica exactamente un corrector ni si voy a poner su libro patas arriba. Si compartes esas dudas y quieres saber más, te interesará este artículo.

El trabajo de un corrector de textos

El trabajo de un corrector de textos

La profesión del corrector de textos es tan antigua como la imprenta, y sin embargo es un oficio generalmente muy desconocido. Eso se debe precisamente a que, si un corrector es realmente bueno, no se le ve: parte de su trabajo es ser casi invisible. Sin embargo, si en una publicación lo echamos de menos, puede ser nefasto para la imagen del autor.

Del corrector de textos solo nos acordamos cuando encontramos erratas. Click Para Twittear

El trabajo de un corrector de textos debe pasar inadvertido. Se trata de un oficio solitario y exigente, pero muy gratificante para el que de verdad ama la palabra escrita. ¿Qué hace exactamente ese extraño personaje para ganarse la vida?

Qué hace un corrector cuando trabaja en un texto

Corrector de textosUn corrector, por supuesto, revisa la ortografía, los signos de puntuación, la gramática de un texto. Pero no termina ahí su tarea. También se encarga de que un texto, además de correcto, sea preciso. Combate las redundancias, las ambigüedades y el abuso de los verbos comodines («decir», «tener», «haber», «poner»…). Comprueba la coherencia tipográfica del texto, el uso de mayúsculas, la ortografía de los nombres de personas y lugares y se asegura de que los términos técnicos estén empleados con propiedad. Propone cambios léxicos cuando la palabra elegida conlleva connotaciones no deseadas y controla el uso inadecuado de cultismos («climatología» por «clima»). Y todo ello lo hace conservando el estilo personal del autor del texto. En pocas palabras: el escritor desarrolla una idea, compone una historia o explica una teoría; el corrector se encarga de que ese mensaje se transmita al lector de forma correcta, clara y eficaz.

Por supuesto, el corrector no es infalible. Aunque suele ser una persona perfeccionista y minuciosa, siempre existe la posibilidad de que se le escape alguna errata. Pero también, más incluso que en otros trabajos, la experiencia juega a su favor, y a lo largo de su carrera va desarrollando un ojo más agudo, algunos trucos de oficio y un insaciable afán de aprender hasta el último día que ejerza su profesión. Este es, de hecho, uno de los mayores encantos de este trabajo: que cada día es diferente y se aprenden cosas nuevas.

Cualidades que reúne un buen corrector de textos

  • No teme al silencio ni a la soledad. De hecho, la elevada concentración que requiere su trabajo a menudo le lleva a aislarse durante el desarrollo de su actividad.
  • Duda de todo, incluso de sí mismo. Es un especialista de la lengua, pero eso no quiere decir que lo sepa todo: un buen corrector se acompaña de diccionarios y obras especializadas y consulta constantemente los recursos virtuales. A menudo comprueba casi cada palabra de una frase.
  • Es una persona curiosa, con cultura general, por supuesto, pero especialmente con muchas ganas de aprender sobre toda clase de materias.
  • Tiene buen oído para buscar la cadencia idónea en el texto.
  • Es paciente: a menudo es un trabajo arduo y algunas erratas pondrán sus nervios a prueba.
  • Es una persona firme para defender la limpieza del texto, pero flexible para entender los intereses particulares de cada autor.
  • Siente un gran amor por la lectura y por la palabra escrita.

Todas estas características configuran a un auténtico profesional del lenguaje que realiza un trabajo artesanal que complementa al del escritor. Si desempeña bien su función, el texto ofrecerá lo mejor de sí mismo. Y tú, ¿sabías en qué consiste el trabajo de un corrector de textos?

5 pensamientos en “En qué consiste el trabajo de un corrector de textos

  1. Pingback: 7 razones por las que el corrector de Word no es suficiente ⋆ Flores de papel

  2. Alicia

    Buenas tardes,
    Desde chica, me gusta corregir los errores textuales (aunque sólo en mi mente) y, gracias a ti, descubro que es un empleo real. Te agradecería mucho que me dieras algunas directrices para poder dedicarme a lo que lleva años llamándome la atención.
    Muchas gracias de antemano.

    Responder
    1. Mer Flores Autor

      Hola, Alicia. Pues la única vía es formarte para ello: una carrera universitaria es recomendable (preferiblemente filología hispánica) y hay una oferta muy variada de cursos para especializarse en corrección, de mayor o menos prestigio. Te recomiendo escoger alguno que incluya prácticas, puesto que te va a ser muy difícil empezar a trabajar de correctora si no puedes acreditar cierta experiencia previa.

      Responder
  3. nusansu90

    ¡Hola!
    Me ha encantado tu artículo. Yo también soy correctora y estoy preparando un par de artículos osbre el tema para mi blog. me ha gustado especialmente la lista de cualidades que debe reunir un buen corrector. ¿Te importa si la copio en mi artículo? (obviamente, citando tu página^^).
    Gracias.

    Responder

Deja un comentario